La vida reportada diariamente durante el confinamiento se vio afectada por las expectativas optimistas

Un estudio longitudinal realizado por investigadores del Laboratorio de Economía Experimental de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) durante el primer estado de alarma muestra que la satisfacción con la vida reportada diariamente durante el confinamiento aumentó ligeramente, y que fue mayor para aquellas personas con una expectativa de confinamiento más larga. En consecuencia, el artículo sugiere que las autoridades tendrían que ser más cautas a la hora de crear falsas expectativas a la población sobre el fin de confinamiento, con el objetivo de evitar reacciones emocionales negativas, derivadas de la frustración originada por su incumplimiento.

El experimento se realizó en línea (mediante la plataforma Googleforms) con 1.131 personas voluntarias de una edad media de 30 años (96% de la Comunidad Valenciana, 79% de la provincia de Castelló). El 60% de la muestra era femenina y su nivel educativo se repartía entre un 68% con título universitario; 10% educación secundaria; 10% maestría; 8% formación profesional, 2% con doctorado y el resto educación primaria. En cuanto a su estado de salud, el 86% indicó que no tenía ninguna enfermedad crónica a comienzos del estudio.

Al inicio del estado de alarma se requirió de los participantes una estimación sobre la duración del mismo incentivando la respuesta mediante la adjudicación aleatoria de 20 premios de 200 euros entre los acertantes. Durante 84 días consecutivos (del 29 de marzo al 20 de junio de 2020), el equipo investigador, integrado por Gerardo Sabater Grande, Aurora García Gallego, Noemí Herranz Zarzoso, del Departamento de Economía de la UJI y Nikolaos Georgantzis, con doble afiliación Departamento de Economía UJI y BSB – Escuela de Negocios de Borgoña, en la Université Bourgogne Franche-Comté, Dijon (Francia), examinaron la evolución temporal de la satisfacción con la vida durante desde la primera fase de la pandemia hasta la vuelta progresiva a cierta normalidad.

El cuestionario diario que se enviaba a los participantes incluía dos preguntas básicas relacionadas con la satisfacción con la vida y el estado de salud. Dos veces a la semana, se incluían tres preguntas más vinculadas a la enfermedad: si se había mostrado algún síntoma, si estarían dispuestos a hacerse un test gratuitamente (aceptando un confinamiento obligatorio en caso de ser positivo), o pagar por el mismo para recibir información privada sobre un posible positivo (dejando en manos de la responsabilidad individual el confinamiento consiguiente). Además, también se obtuvieron datos sobre rasgos de personalidad mediante el test NEO-FFI, con el objetivo de analizar la evolución de la satisfacción con la vida percibida durante el estado de alarma en función de los mismos. En concreto, dichos rasgos son neuroticismo, extraversión, apertura a la experiencia, amabilidad y consciencia.

Los resultados de este estudio concluyen que no sólo los sujetos más optimistas sobre el fin del confinamiento reportaron un grado de satisfacción con la vida diaria menor, sino también aquellos con rasgos de personalidad más neuróticos y menos amables. Adicionalmente, aquellos sujetos que reportaron mayores niveles de satisfacción con la vida durante el confinamiento, estaban más dispuestos a pagar por hacerse un test privado y menos a aceptar un test gratuito que pudiese conllevar un confinamiento obligatorio.

Artículo publicado en la revista multidisciplinar Frontiers in Psychology.

Fuente: UJI







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies