VA | EN

La reforma laboral de 2021 no frenará la devaluación salarial si no hay intervención pública

El profesor de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social de la Universitat de València (UV), Adrián Todolí, analiza en una investigación la necesidad de la intervención pública para poner fin a la devaluación salarial y afrontar la alta inflación, la cual reduce el poder adquisitivo. En el contexto actual, propone nuevos cambios legislativos para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, ya que con las medidas de la reforma laboral de 2021 no se conseguirá frenar la devaluación salarial y mucho menos recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos diez años.

Los cambios que pide Adrián Todolí pretenden alcanzar un triple objetivo: la recuperación adquisitiva de las personas trabajadoras para impedir el hundimiento del consumo interno; reducir la competencia en costes entre las empresas para que se pase a competir en calidad y productividad; y que estos aumentos salariales no acaben generando una inflación de segunda vuelta.

Todolí explica que en los últimos 30 años no se ha registrado un dato sobre el IPC tan preocupante como el actual y, precisamente, esta relativa estabilidad de los precios de las últimas décadas ha provocado que la negociación colectiva esté, actualmente, pobremente preparada para este fenómeno.

“La última vez que la inflación se encontró en niveles tan alarmantes como los actuales se acometieron los llamados pactos de la Moncloa de 1977, donde los principales partidos políticos, tanto el Gobierno como la oposición, con la aquiescencia de patronal y sindicatos, consiguieron, de forma muy exitosa, reducir la inflación sin provocar un hundimiento del crecimiento económico. Pero, en el clima político actual esta situación parece irrepetible”, cuenta.

Con estos datos, la primera conclusión del estudio “La devaluación salarial se mantiene: análisis de la reforma laboral de 2021 desde la perspectiva salarial en un contexto de inflación desbocada y propuestas de cambio” es que, si desde la política económica no se pone fin a la devaluación salarial, España se enfrentará a una profunda recesión y es por ello que, seguidamente, defiende que la intervención pública es necesaria.

“La negociación colectiva está paralizada y las medidas de la reforma laboral de 2021 que tenían por objetivo empoderar a los agentes sociales serán insuficientes en un contexto inflacionario y sin cláusulas de revisión salarial pactadas”, agrega el estudio. Además, estos cambios normativos deben ser diseñados para empoderar a los agentes sociales.

Como cuarta conclusión, Todolí apunta que para evitar la inflación de segunda vuelta y conseguir un equilibro de intereses, los pactos o cambios legislativos deberían entrar en vigor pasado lo peor de la inflación.

Referencia bibliográfica

Adrián Todolí: La devaluación salarial se mantiene: análisis de la reforma laboral de 2021 desde la perspectiva salarial en un contexto de inflación desbocada y propuestas de cambio. Labos, Vol. 3, No. 2, pp.139-164 / DOI. EISSN 2660-7360.

Fuente: UV