Confirman la fotografía y el autorretrato como recursos pedagógicos para la reconstrucción identitaria

El profesor Ricard Ramon trabajando en una de las sesionesRicard Ramon, profesor de la Facultad de Magisterio de la Universitat de València (UV), ha investigado el uso del autorretrato artístico y de la fotografía como herramientas para conseguir una reflexión personal y sobre el entorno del individuo representado. Las conclusiones confirman que el estudiantado de magisterio y artes visuales y plásticas que la ha utilizado para la autoconcepción y el autorreconocimiento es más consciente de su propia identidad.

La investigación sobre Narrativas Visuales Pedagógicas de Reconstrucción Identitaria llevada a cabo por el profesor Ricard Ramon propone el uso de estos modelos de análisis biográficos y de identidad en entornos educativos. Se plantea el uso de la fotografía artística sobre uno mismo para fomentar una autorreflexión sobre el individuo y su papel en la sociedad y con los demás. Las conclusiones confirman que los participantes, al final del estudio, son mucho más conscientes de su situación vital, con los demás y consigo mismo. Ello puede tener muchas utilidades prácticas cuando se enfoca y se utiliza en un ámbito educativo.

Ricard Ramon señala que se puede aplicar en casi cualquier campo del saber y asegura que “nos permite explorar espacios y llegar a lugares que no se pueden transitar con otros métodos, lo que amplia ostensiblemente nuestra realidad y nuestro propio universo”.

El grupo que ha participado en el estudio es el alumnado del Máster de formación del profesorado de artes visuales y plásticas de la Universitat de València. A través de dos fotos, debían plasmar una imagen propia. El objetivo es generar una narrativa a partir del propio retrato, la escenografía y demás elementos que componen la fotografía y que terminan por crear un relato biográfico. Según afirma Ramon, “ser capaz de visualizar en uno mismo escenarios y narrativas que nos trascienden nos capacita para establecer reflexiones más complejas sobre nosotros”. Realizar estas fotografías se convierte, entonces, en un proceso de análisis, interpretación y reconstrucción de la realidad.

La imagen que presentan los alumnos existe antes de siquiera tomar la foto. La fotografía resultante es solo una representación física del concepto que está en sus mentes. El proceso mediante el cual estos alumnos, con la participación y ayuda activa del profesor, transforman esta idea o concepto en fotografía, los fuerza y conduce a una reflexión sobre sí mismos. Una reflexión sobre qué admiran o cómo quieren llegar a ser, pero también sobre sus miedos o complejos que condicionan o pueden llegar a condicionar su vida.

Algunos alumnos, por ejemplo, decidieron crear la narrativa del profesor estricto (debido a que son estudiantes a futuros profesores) como representación de aquello en lo que no querían convertirse y, por otro lado, también se presentaron narrativas de mujeres trabajando en entornos considerados tradicionalmente como exclusivamente masculinos como representación de aquello que admiran. El profesor Ricard Ramon asegura que “el objetivo no es dejar de ser uno mismo, sino proyectar posibles diferentes versiones de nosotros”.

El proceso es más importante, si cabe, que el resultado final. El papel del docente como profesor-artista-investigador es clave y está integrado dentro del proceso de creación. Aporta una mirada artística y simbólica que trate de ajustarse lo máximo posible a la propuesta del alumno. Ramon cree que este trabajo no podría llevarse a cabo sin esta implicación: “La presencia del docente altera siempre el resultado de una acción pedagógica y eso es un potencial que debe orientarse positivamente para crear un conocimiento más rico y consciente”. En muchos casos el profesor llega a formar parte o a compartir el relato con los alumnos ya que pertenecen al mismo ámbito de la educación.

Proceso analógico

Además, el proceso es casi enteramente analógico en contraposición a la generación digital a la que pertenecen los participantes. Se usan cámaras y revelado analógico lo que, según la investigación, crea una reacción de sorpresa en los participantes al ver el resultado final. Esto se debe a que, acostumbrados a la inmediatez, se encuentran con que, debido al proceso de revelado, tienen que pasar varios días desde que toman la foto hasta que pueden ver el resultado. Además, Ricard Ramon apoya que la experiencia es completamente distinta y que “la experiencia y los resultados artísticos, estéticos y simbólicos que produce hacer una foto con un móvil o con una cámara analógica, son aspectos no comparables”.

La investigación se basa en diversos trabajos e investigaciones previas sobre la materia del arte y la educación. El modelo base en que se inspira el proyecto es la Investigación Educativa Basada en Imágenes (Moss y Pini, 2016) pero también está ampliamente relacionado con el Arts Based Research (ABR), concretamente con la Investigación Educativa Basada en las Artes. Trabajos e investigaciones que apoyan que aprender a través del arte es perfectamente accesible a todos los campos del saber.

Referencia bibliográfica

Ramon, R. (2020). Narrativas visuales pedagógicas de reconstrucción identitaria. ARTSEDUCA, (28), 52-67. DOI.

Fuente: UV







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies