Demuestran que, a pesar de llover menos, la torrencialidad de las ramblas mediterráneas ha aumentado

Ana Camarasa.Ana Camarasa, catedrática de Geografía Física de la Universitat de València (UV), ha comparado las precipitaciones registradas en la Confederación Hidrográfica del Júcar, entre los años 1989 y 2018. A través del análisis de más de 800 episodios de lluvias y más de 140 crecidas en cuatro ramblas valencianas (entre ellas los Barrancos de Poyo y del Carraixet, al sur y al norte de València) la experta concluye que en la parte final del período se han producido más situaciones con riesgo, y además las avenidas se han intensificado por la acción humana al reducir la infiltración y aumentar la escorrentía superficial y la erosión.

El análisis de los datos de la Confederación Hidrográfica del Júcar (que administra todos los ríos valencianos excepto las cuencas del Segura, al sur, y el Bergantes, al norte), elaborado por Ana Camarasa constata que cada vez es más frecuente la aparición de inundaciones derivadas de períodos de lluvia intensa en períodos menores de tiempo. Las lluvias presentan más picos de intensidad al principio de las tormentas, lo que aumenta el riesgo de inundación y disminuye la capacidad de absorción por parte de las cuencas, al producirse en períodos más cortos. Todo esto está relacionado con el contexto de cambio climático en el que nos encontramos ahora.

Además, en este contexto meteorológico disminuye la cantidad de agua de lluvia que los acuíferos pueden absorber (más intensidad en menos tiempo), con lo que esta agua se suma a los caudales de la crecida. Además del Poyo y del Carraixet, que históricamente han provocado inundaciones de gran magnitud, también se ha analizado los ríos Vernissa y la Rambla de Gallinera (al sur de la provincia de Valencia y norte de la de Alicante, respectivamente).

A la caída de más precipitaciones en menor tiempo, se suman factores antrópicos de los últimos años han aumentado el riesgo de inundaciones. Se trata de la urbanización de lechos de barrancos o zonas de absorción de caudales (provocan una menor infiltración en el subsuelo y la expulsión de agua a los cajeros en mayores volúmenes y menor tiempo) lo que provoca un aumento del caudal en superficie. Este factor, según Ana Camarasa en el artículo publicado en la revista Cuadernos de Investigación Geográfica, “produce un aumento de estos arroyos efímeros y un incremento en la aridificación de los sistemas fluviales”. La aridificación (el arrastre de tierras fértiles y desaparición de estas y de vegetación) provoca una menor retención de caudales en posteriores crecidas.

El objetivo de esta investigación es el estudio exhaustivo de los aspectos clave de la hidrogeomorfología mediterránea en general y de la valenciana en particular, cuestiones clave de la conversión lluvia-caudal y generación de crecidas en ramblas, así como su evolución en el contexto actual de cambio ambiental. Ello se realiza con la intención de prever la aparición de estas inundaciones esporádicas que se producen en las ramblas, sistemas en la mayoría de casos sin sistemas de retención como presas y embalses. Actualmente, la legislación de la Unión Europea reconoce la especificidad de estos sistemas, así como el riesgo que entrañan.

Metodología

El trabajo ha utilizado investigaciones previas, así como los datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), un conjunto de estaciones repartidas en las cuencas de los ríos de la Confederación Hidrográfica del Júcar, con las que se mide el caudal y las precipitaciones en intervalos variables (cada cinco minutos, por períodos horarios, por días o meses). Algunos de los eventos de lluvia analizados son en octubre del año 2000 (con más de 500 litros por metro cuadrado en las provincias de Valencia o Castellón), diciembre de 2004 u octubre de 2018, entre otros.

En su estudio, Ana Camarasa ha utilizado y comparado elementos como la precipitación (milímetros de lluvia por hora); el volumen de agua acumulado en la cuenca (en hectómetros cúbicos, un hectómetro equivale a mil millones de litros de agua); o los caudales, medidos en metros cúbicos por segundo (un metro cúbico equivale a mil litros por segundo pasando por un punto) o litros por segundo y kilómetro cuadrado. Respecto a la precipitación, se ha centrado durante los aproximadamente 30 años de eventos, en la acumulada, la máxima intensidad, la intensidad media, así como la persistencia de la lluvia en cada tormenta.

Referencia bibliográfica

Ana M. Camarasa-Belmonte. Flash-flooding of ephemeral streams in the context of climate change. Cuadernos de Investigación Geográfica, Geographical Research Letters. 2021, nº47. EISSN 1697-9540.

Fuente: UV







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies