Identifican buenas prácticas para reducir las desigualdades sociales en la prevención del cáncer

De izquierda a derecha: Marta Hernández y Ana Molina, investigadoras del Área de Cáncer y Salud Pública de Fisabio.El Área de Cáncer y Salud Pública de la Fundació per al Foment de la Invesigació Santària i Biomèdica de la Comunitat Valencina (Fisabio) forma parte desde 2018 del consorcio europeo de la Acción Conjunta de la Comisión Europea Innovative Partnership for Action Against Cancer (iPAAC). Investigadoras de esta área han identificado casos de “buenas prácticas” en el ámbito europeo para reducir desigualdades en la prevención del cáncer.

De hecho, acaba de publicarse el informe donde se recogen intervenciones efectivas para la reducción de estas desigualdades. Algunas de estas iniciativas se han llevado a cabo en países como España, Bélgica, Francia, Reino Unido, Italia y Eslovenia.

Con el objetivo de identificar casos de éxito para la reducción de desigualdades en prevención del cáncer este grupo de investigadoras de Fisabio lanzó, en febrero de 2019, un concurso de buenas prácticas a nivel europeo -que también se difundió a través de los sitios web y redes sociales de los socios del consorcio-, dirigido a círculos de expertos en este ámbito. A partir de ahí, un panel de especialistas internacionales evaluó las propuestas presentadas y, en base a criterios rigurosos, seleccionaron las mejores iniciativas.

Ana Molina, responsable del Área de Cáncer y Salud Pública de Fisabio, afirma que “identificar y difundir buenas prácticas para reducir desigualdades sociales en la prevención del cáncer contribuye a poner el foco en la importancia de mejorar la equidad en la práctica de hábitos saludables que reducen el riesgo de desarrollar cáncer, así como en el acceso a los programas de detección precoz”.

Buenas prácticas

Las buenas prácticas que abordan las desigualdades sociales en la prevención del cáncer pueden agruparse en dos grandes bloques: estrategias de promoción de la salud, enfocadas a promover hábitos de vida más saludable en población socialmente vulnerable; e iniciativas para reducir las desigualdades de acceso a los programas de detección precoz del cáncer.

En relación con las buenas prácticas de promoción de la salud las estrategias identificadas se centran en favorecer actitudes saludables para prevenir el cáncer y reducir desigualdades. Por ejemplo, destacan dentro de estas el etiquetado por colores en ciertos alimentos que mejora la información al consumidor sobre su valor nutricional; los cursos enfocados a que el carro de la compra de sectores de población más desfavorecidos sea más sano sin gastar más dinero; o las estrategias para concienciar sobre la importancia de dejar de fumar en población adolescente.

Además, dentro de estas “buenas prácticas” también se resaltan programas enfocados a la prevención del sobrepeso y la obesidad en niños que provienen de familias socialmente vulnerables; y programas para reducir el sedentarismo en mujeres y población de un nivel educativo bajo, mediante la prescripción de actividad física en la receta electrónica a través de las consultas en atención primaria.

Por otro lado, las iniciativas de detección precoz seleccionadas como “buenas prácticas” se han centrado, por ejemplo, en la mejora de la accesibilidad digital a las webs de los programas de cribado de cáncer para favorecer la participación informada de la población con discapacidad o en la implementación de recordatorios de las pruebas de cribado a través de cartas o mensajes de móvil.

Estas buenas prácticas también se han centrado en la mejora de la   comunicación con la población diana de los programas: ya sea de forma directa con el equipo de atención primaria o a través de grupos de iguales (por ejemplo, vecinos de un mismo barrio como es el caso de la iniciativa valenciana RIU); y a través de campañas de sensibilización con líderes de opinión y pacientes a través de charlas informativas y actividades lúdicas.

Intercambio de estrategias

Marta Hernández García, investigadora del Área de Cáncer y Salud Pública de Fisabio explica que “todas las intervenciones seleccionadas han demostrado ser eficaces para reducir las diferencias entre distintos sectores sociales. Resulta productivo dar a conocer estos casos de éxito ya que proporcionan alternativas para atajar problemas recurrentes en distintos escenarios y países. De hecho, algunas de las iniciativas ya están siendo reproducidas en lugares distintos al de origen”.

Se ha creado un espacio web específico, dentro de la página del proyecto iPAAC, que alberga tanto las buenas prácticas seleccionadas como los materiales metodológicos utilizados en el concurso.

Fuente: FISABIO







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies