VA | EN

Una metodología cuantifica el riesgo de daño por inundaciones pluviales en zonas urbanas

“Con la metodología desarrollada, las entidades involucradas en la gestión de las zonas urbanas podrán adoptar mejores decisiones sobre la prevención y reducción del riesgo de inundaciones, minimizando las pérdidas económicas asociadas con estos eventos extremos cada vez más intensos”. Esta es la principal conclusión obtenida por Luisa Fernanda Ruíz Babativa en su Trabajo Final de Máster Desarrollo de una metodología para la evaluación del riesgo en edificaciones ante inundaciones urbanas. Caso de estudio: Algemesí, dirigido por el profesor e investigador del IIAMA-UPV (Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València), Félix Francés García, y el técnico de I+D+i de Global Omnium, Pablo López Cabo.  

La investigación, becada por la Cátedra Aguas de Valencia, busca cómo calcular los daños económicos causados por las inundaciones pluviales que resultan un problema creciente en las zonas urbanas.

“Estas inundaciones son ocasionadas en zonas urbanas por precipitaciones extremas que ocurren dentro del perímetro urbano y cuya intensidad y/o duración supera la capacidad del sistema de drenaje”, afirma Luisa Fernanda Ruíz.

En su informe anual de 2021, el Consorcio Compensación de Seguros destaca las inundaciones como la siniestralidad más significativa, evidenciada por las indemnizaciones más frecuentes.

“La cuantificación del daño y la elección de medidas de mitigación, sin embargo, varían según la especificidad de los registros. A pesar de los notables avances en modelos hidrológicos e hidráulicos, la falta de correlación con las curvas de vulnerabilidad emerge como una fuente clave de incertidumbre en el cálculo del riesgo de inundación en áreas urbanas”, indica Luisa Fernanda Ruíz.

Por ello, es necesario mejorar el conocimiento y que las administraciones competentes lleven a cabo procesos de evaluación para la toma de decisiones que permitan mitigar el riesgo, con una alta incertidumbre sobre su beneficio.

“Es fundamental adquirir un conocimiento detallado de las características del sistema y poder realizar una cuantificación económica de daños e identificación de zonas urbanas con mayor riesgo de daño por inundación”, destaca la autora principal del estudio.

Trabajo desarrollado

Para ello, se han utilizado curvas de vulnerabilidad realizadas en el contexto español o de referencia mundial con el fin de examinar sus ventajas y limitaciones en la estimación del daño. Además, se ha realizado un análisis de riesgo basado en el indicador de daño esperado anual (EAD).

“La metodología propuesta utiliza modelos hidrodinámicos 1D/2D, así como la información disponible en bases de datos públicas, catastrales y de actividades económicas, de diferentes curvas de daño referentes en España para estimar los daños directos a propiedades, según tipologías de uso y actividades económicas en una zona urbana”, señala la estudiante becada por la Cátedra Aguas de València.

Gracias al trabajo realizado fue posible identificar bondades y limitaciones de las curvas de vulnerabilidad utilizadas, así como la influencia en la toma de decisiones asociadas al nivel de riesgo tolerable para proponer, evaluar y seleccionar medidas de mitigación adecuadas.

“Estas acciones son cruciales dado el aumento de la vulnerabilidad en las zonas urbanas, producto del cambio climático y el crecimiento urbano que conlleva una mayor impermeabilización del suelo, lo que aumenta los volúmenes de escorrentía y disminuye el tiempo de concentración”, concluye afirmando Luisa Fernanda Ruíz.

Fuente: Cátedra Aguas de Valencia