VA | EN

Un estudio dietético mejora el estado de un paciente con discapacidad intelectual y patologías digestivas

Tratamiento con dieta baja en FODMAPS en un paciente con discapacidad intelectual institucionalizado con enfermedad de Crohn es el título del Trabajo Fin de Grado (TFG) de la graduada en Nutrición Humana y Dietética de la Universidad de Alicante (UA), Inmaculada Checa. El estudio propone una intervención nutricional que ha permitido evitar ingresos hospitalarios recurrentes, mejorar las habilidades sociales y el estado de ánimo del paciente. El trabajo, tutorizado por la profesora Aurora Isabel Norte, ha resultado finalista en un concurso del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de la Comunidad Valenciana.

Inmaculada Checa explica que, debido a sus patologías intestinales entre las que se incluye la enfermedad de Crohn, el joven seguía desde hace varios años una dieta astringente. “Aunque el objetivo era evitar el efecto laxante de algunos alimentos, el paciente continuaba con ingresos hospitalarios recurrentes por problemas digestivos”, cuenta la autora del TFG. Por este motivo, el estudio recomienda una dieta baja en FODMAPS (Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles), conocidos de forma más común como carbohidratos de cadena corta altamente fermentables. Este tipo de hidratos presentan dificultad para su absorción y producen inflamación y distensión abdominal. 

Basándose en la evidencia científica, el trabajo de Inmaculada Checa adapta el menú de la institución donde reside el joven con una dieta rica en proteínas y baja en grasa. Además, para reducir la inflamación se le suplementa con ácidos grasos omega 3 y con antocianinas presentes en los frutos rojos. En su dieta se incluyen, también, probióticos con melisa, triptófano y vitaminas del grupo B, que han mejorado su equilibrio intestinal y han contribuido a reducir su estrés. El paciente, que también padece ceguera, tenía escasa relación con otros usuarios de la residencia y su estado anímico era muy bajo. Una vez implementada la dieta propuesta en el TFG, el joven mejoró de forma muy significativa su sintomatología gastrointestinal y sus habilidades sociales y redujo notablemente su ansiedad. 

Inmaculada Checa subraya la relevancia de la figura del nutricionista dentro del ámbito de la discapacidad: “Se trata de un colectivo con grandes necesidades de apoyo y que requiere servicios específicos adaptados”. La evolución en el manejo de la discapacidad, apunta Checa, debe pasar por contar con la figura del profesional de la nutrición. 

Fuente: UA