La nobleza valenciana del siglo XVI era poco numerosa y menos rica que la catalana y la aragonesa

Pablo Pérez García, catedrático de Historia Moderna de la Universitat de ValènciaUn estilo de vida ostentoso y la deficiente administración de sus bienes aceleraron la pérdida de poder económico de la nobleza en el Reino de Valencia, según una investigación llevada a cabo por Pablo Pérez García, catedrático de Historia Moderna de la Universitat de València (UV). El reforzamiento del Absolutismo también menguó la influencia de las aproximadamente 2.000 personas que formaban el estamento aristocrático o militar valenciano. La UV ha celebrado este mes un congreso dedicado a la Germanía, una gran revuelta social de cariz antinobiliario, por su 500 aniversario.

La investigación pone de manifiesto que esta delicada coyuntura económica de la aristocracia contrastaba con su poder material, dado que poseía el 67% de los municipios del Reino de Valencia, lo que representaba el 55% del territorio. En total, ejercía su autoridad señorial sobre el 47% de la población a lo largo de toda la geografía valenciana. Sin embargo, Pérez García señala que las posesiones agrarias de la nobleza aragonesa o catalana eran de mucha mayor extensión y potencial económico.

El artículo La nobleza valenciana del Quinientos. Dimensión social y nomenclatura, publicado en la revista e-Spania, indica las fuentes de ingresos a las cuales recorrían para conservar su elevado tren de vida, que incluían los servicios al rey, las inversiones en negocios y capitales y el arrendamiento de impuestos.

El estudio también revela las razones detrás de la crisis política que atravesaba la nobleza en el siglo XVI. A diferencia del resto de aristocracias europeas, la valenciana no participó en ninguna gran empresa militar, como la conquista de América. Además, el ascenso del absolutismo monárquico era en buena medida incompatible con las prerrogativas reservadas a la nobleza. A estos factores se suman las revueltas ciudadanas que se produjeron a principios de siglo, como las Germanías, y el fuerte impacto de la inflación secular.

El autor destaca que la nobleza articuló herramientas jurídicas para evitar una atomización de sus propiedades que pudiera repercutir en una mayor pérdida de poder de las familias nobiliarias. Particularmente, estructuraron tres mecanismos para mantener su posición social. El primero fue la herencia universal y la vinculación, es decir, la obligación de conservar los bienes de forma perpetua dentro de la familia. El segundo lo formaba la circulación de las dotes dentro de los mismos linajes. Por último, Pérez García menciona el privilegio marital, que habilitaba a los nobles viudos a retener la dote de su esposa muerta sin descendencia.

El estudio calcula que la nobleza del Reino de Valencia estaba formada por unos 2.000 jefes de linaje a comienzos del siglo XV, lo que representaba en torno a un 0.6% de la población total, hasta un 2% si contamos a todos los miembros de la familia. Este porcentaje era similar al del resto de los territorios europeos, pero menor que en Castilla, donde la nobleza podía llegar a constituir hasta un 10% de la población.

La aristocracia también sufrió una crisis cultural y de identidad, afirma el texto, puesto que no estuvo al mismo nivel que la nobleza europea y peninsular a la hora de liderar las manifestaciones culturales propias de Renacimiento, en materias como la literatura, el urbanismo, las artes o la música, entre otros. Un ejemplo de esta situación fue que la nobleza valenciana no se involucró en la conversión religiosa de sus vasallos moriscos, contribuyendo, de este modo, a legitimar su expulsión y exilio. Esta situación permitió a los nobles y señores de vasallos «socializar» sus propias pérdidas económicas como élite dominante.

La investigación también identifica una serie de diferentes tratamientos de cortesía que recibían los miembros de la nobleza, lo cual puede servir como guía para situar a los individuos de la época dentro de una jerarquía o escala social. Por ejemplo, se utilizaba el tratamiento noble don para la nobleza mayor y magnífic mossèn para la nobleza menor, los caballeros.

Referencia bibliográfica

Pablo Pérez García. La nobleza valenciana del Quinientos: lo social y su nomenclatura. e-Spania [En línea], 34, publicado el 9 de octubre de 2019. DOI: 10.4000/e-spania.32914.

Fuente: UV







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies