El Premio Nobel de Física, para la Colaboración Virgo en la que participa la UV

Los investigadores Reiner Weiss, Kip S. Thorne i Barry C. Barish de la Colaboración Virgo han obtenido el Premio Nobel de Física 2017 anunciado este mediodía. Un equipo de la Universitat de València (UV), liderado por José Antonio Font, trabaja con este grupo que centra su investigación en la detección y observación de las ondas gravitacionales.

Juan Antonio Font, profesor de Astronomía y Astrofísica de la Universitat, ha declarado: “La detección de las ondas gravitatorias ha sido uno de los mayores logros científicos de los últimos tiempos. Con su descubrimiento, fruto del trabajo iniciado por los pioneros Weiss, Thorne y Barrish, y continuado por multitud de investigadores en grandes colaboraciones internacionales, se ha logrado demostrar la última de las predicciones de la teoría de la relatividad general de Einstein. Además, gracias a la red de detectores avanzados LIGO y Virgo, es probable que las detecciones se conviertan en poco tiempo en algo rutinario, no sólo procedentes de la colisión de binarias de agujeros negros sino también de otros sistemas astrofísicos como las colisiones de estrellas de neutrones o las explosiones supernova”.

La vicerrectora de Investigación y Política Científica de la Universitat de València, Pilar Campins, completa: “Esto va a permitir el completo desarrollo del nuevo campo de la Astronomía de Radiación Gravitatoria y de la Astronomía de Multi-Mensajeros, donde los datos procedentes de la radiación gravitatoria y de la radiación electromagnética se complementarán para obtener la información más espectacular y detallada que jamás hemos tenido del Universo”.

La primera detección de ondas gravitatorias fue anunciada por la Colaboración Científica LIGO y la Colaboración Virgo el 11 de febrero de 2016, cinco meses después de la observación de la señal GW150914, generada por la coalescencia de dos agujeros negros de masa estelar situados a más de mil millones de años luz de distancia.

“La detección de estas diminutas arrugas en el espacio-tiempo constituye un logro extraordinario. Es el comienzo de un nuevo capítulo en nuestro estudio del Universo” ha indicado Jo van den Brand, de Nikhef y la VU University Amsterdam, portavoz de la Colaboración Virgo.

Desde el primer descubrimiento, se han detectado tres ondas gravitacionales más, generadas por dos agujeros negros colisionando. La más reciente de estas detecciones, el 14 de agosto de 2017, fue la primera simultánea en tres detectores, en concreto los dos detectores Advanced LIGO y el instrumento Advanced Virgo, que funcionaron conjuntamente durante 4 semanas desde el 1 de agosto de 2017.

“Estas primeras detecciones de ondas gravitatorias confirman una predicción importante de la relatividad general de Albert Einstein de 1915. Esta es la culminación de décadas de trabajo, tanto en los aspectos teóricos como en los experimentales. Tener una red global de tres detectores abre nuevas perspectivas para la astronomía de multi-mensajeros”, añade Federico Ferrini, director del European Gravitational Observatory (EGO) donde se encuentra el detector Virgo.

La Colaboración Virgo engloba a más de 280 físicos e ingenieros pertenecientes a 20 grupos de investigación europeos diferentes: seis del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) en Francia; ocho del Istituto Nazionale di Fisica Nucleare (INFN) en Italia; dos en Holanda con Nikhef; la MTA Wigner RCP en Hungría; el grupo POLGRAW en Polonia; España con la Universitat de València; y EGO, el laboratorio que aloja el detector Virgo cerca de Pisa en Italia.

Fuente: UV

Añadir comentario



Escribe:

*







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies