El descubrimiento de dos monedas sitúa la fecha del naufragio del Bou Ferrer entre los años 64 y 68

En las excavaciones realizadas este verano en el yacimiento subacuático del Bou Ferrer de La Vila Joiosa se han localizado dos monedas, un sestercio y un dupondio, ambos del emperador Nerón, lo que sitúa sin dudas la fecha del naufragio en los últimos años de su reinado, entre el 64 y el 68 d.C.

Entre el 15 julio y el 20 de septiembre se ha realizado una campaña de excavación arqueológica subacuática en el pecio Bou Ferrer. Este año, gracias a la firma de un acuerdo de colaboración científica entre la Dirección General de Cultura Patrimonio de la Generalitat Valenciana y la Dirección de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Generalitat de Catalunya, se ha contado en la excavación con el barco Thetis del Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya y con el mejor equipo de arqueólogos subacuáticos del país.

El Thetis ha servido de centro de operación y de logística durante todo el tiempo que ha durado la campaña arqueológica, en la que también han participado la Universidad de Alicante (UA), el Ayuntamiento de La Vila Joiosa y el Club Naútico.

La directora general de Cultural y Patrimonio, Carmen Amoraga, ha calificado de “cruciales los  trabajos desarrollados este año para avanzar en la investigación del pecio que poco a poco va desvelando sus secretos: su historia y su cometido”. También ha destacado la “rentabilidad temporal y profesional porque se han cuadruplicado los turnos de buceo, el número de investigadores y el tiempo de campaña”.

En la presentación de los resultados de las excavaciones han participado el alcalde del municipio, Andrés Verdú, el director del Museo de Arqueología de Catalunya, Josep Manuel Rueda, y la vicerrectora de la Universidad de Alicante, Mónica Martí.

En este sentido, la vicerrectora ha calificado el proyecto de “gran relevancia científica y patrimonial, algo que evidencia su reciente declaración como BIC y su inclusión en el Código de Buenas Prácticas de la Unesco”, ha recordado. Martí ha explicado, además, que la Universidad de Alicante, involucrada desde el descubrimiento del pecio su documentación gráfica, ha ampliado ahora su colaboración a través del profesor Jaime Molina, del grupo de Patrimonio Virtual del INAPH, Instituto de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico, encargado de las recreaciones en 3D.

Un mercante de la época de Nerón

Junto a las monedas, también se ha encontrado un lingote de plomo con una contramarca estampillada con el acrónimo IMP GER AVG (Imperator Germanicus Augustus) que hace referencia a emperadores de la dinastía de Julio Claudio, como Tiberio, Calígula, Claudio o Nerón.

La novedad de este año ha sido descubrir la contramarca NER.CA (Neronis Curator Aquarum) que haría referencia al responsable del sistema hídrico de la ciudad de Roma, senador delegado por el propio emperador, que se ocupaba del mantenimiento de acueductos y el sistema de canalizaciones de la ciudad.

En estas fechas (entre el 64 y 68 d. C.) los posibles Curatores Aquarum fueron Publius Marius, Fonteius Agrippa y Vibius Crispus. Uno de estos senadores fue quien envió a un delegado de alto rango, depositario de los sellos imperiales, para realizar la compra y verificación del plomo procedente de Sierra Morena que se encontraba almacenado en el puerto de Gades (Cádiz).

Serán necesarias nuevas campañas de excavación para dirimir quién fue exactamente el Curator y cuál fue su principal cometido, pero la interpretación inicial de que el Bou Ferrer transportaba un encargo de Nerón es ya incuestionable, como lo es el puerto de destino, Roma.

La compra de un importante lote de plomo, normalmente usado para la fabricación de tuberías para llevar el agua potable a todos los barrios de Roma y a las casas de los más pudientes, plantea la posibilidad que este cargamento del Bou Ferrer comprado por el poder de Roma, fuera destinado a la reconstrucción de la ciudad que ardió en el Gran Incendio del 64 d.C.

A nivel de su arquitectura naval, este año, en el yacimiento  se ha hecho el inaudito descubrimiento de un costado del barco hasta la borda, siendo éste el segundo caso documentado por la arqueología, lo que abre la posibilidad de que el Bou Ferrer sea un de los pecios romanos mejor preservados que se conocen.

Desde que en 1999 se descubrió el pecio en las costas de La Vila Joiosa, se han realizado varias intervenciones arqueológicas financiadas por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana, en las que se han descubierto centenares de ánforas que transportaban una salsa de pescado muy apreciada en Roma llamada garum, y barras de lingotes de plomo. En el año 2014 fue declarado Bien de Interés Cultural y, en 2017, la UNESCO lo ha incluido en su Registro de Buenas Prácticas en Arqueología Subacuática.

El acuerdo de colaboración de la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat y la Dirección General de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Generalitat de Catalunya para realizar las excavaciones en el Bou Ferrer, recoge también que se practicarán excavaciones en el mes de octubre en el yacimiento de les Illes Formigues en Palamós-Palafruguell en un barco de características similares.

Fuente: UA







RUVID - Red de Universidades
Valencianas para el fomento de la
Investigación, el Desarrollo y la Innovación

C/Serpis, 29 · 2ª planta
Edificio INTRAS
46022 · Valencia · España
Tel: +34 96 162 54 61
ruvid@ruvid.org

©RUVID, Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigacción, el Desarrollo y la Innovación
​Protección de datos ​Política de cookies